Compromiso social

   Las personas que colaboran con el Gato de Seda son mujeres de Extremadura con habilidades adquiridas a lo largo de los siglos con las agujas, con el ganchillo, con el punto etc… En su mayoría son mujeres rurales que por varios motivos personales no pueden tener un horario de trabajo fijo ni pueden desplazarse de sus hogares. Así, proporcionamos la posibilidad de trabajar desde su propia casa, con un horario libre y como se hacía antiguamente al lado de la lumbre o en el patio con las vecinas del pueblo.

El resultado de todo esto: Creamos con pasión, amor y compromiso!

Movimiento Slow

   Nuestra forma de trabajar refleja nuestro concepto de vida, lejos de una vida de estrés, disfrutando de nuestro tiempo y sobre todo compartir con vosotros nuestra pasión por  crear con nuestras manos, teñir de forma artesanal la lana, los hilos de seda, y  pintar la seda como si se tratará de un cuadro.

 

Transparencia y trazabilidad

Pedimos a nuestros colaboradores transparencia, queremos que nuestros clientes sepan de dónde proviene nuestra materia prima, por este motivo trabajamos con empresas con compromiso social y con pinturas respetuosas con el medio ambiente.

El cliente puede seguir la fabricación de nuestros productos en el taller.